Gelman, el vent i la fulla

Poco se sabe
Yo no sabía que
no tenerte podía ser dulce como
nombrarte para que vengas aunque
no vengas y no haya sino
tu ausencia tan
dura como el golpe que
me di en la cara pensando en vos.

Gelman ha rebut el Cervantes. Ací el seu discurs. Estic molt content perquè és un dels poetes que més m’estime. Sóc un gelmaníac. Els seus versos tremolen com una fulla que vola contra l’oblit, ingràvida i persistent, despullada de branques. Gelman és el vent i la fulla. La seua poesia tremola com la mirada expectant d’un infant que indaga, que constantment ens pregunta i ens desconcerta: «Cada libro es obediencia a una obsesión que buscaba agotarse. De ahí la diversidad de expresión de estos poemas, cuya unidad tal vez resida en el deseo —y su fracaso— de dar con la palabra que calla lo que dice». La paraula que calla el que diu.